6 pero Dios, quien alienta a los desanimados, nos alentó con la llegada de Tito.