8 ¿No recuerdas lo que les pasó a los etíopes
y a los libios y a su enorme ejército, junto con todos sus carros de guerra y los conductores?
En ese tiempo, confiaste en el Señor
, y él los entregó en tus manos.