11 Huram-abí también hizo los lavamanos, las palas y los tazones que se necesitaban.
Finalmente Huram-abí terminó todo el trabajo que el rey Salomón le había asignado que hiciera para el templo de Dios: