9 Estas varas eran tan largas que los extremos podían verse desde el salón principal del templo
—el Lugar Santo— pero no desde afuera; y allí permanecen hasta el día de hoy.