2 Los sacerdotes no podían entrar en el templo del Señor
porque la gloriosa presencia del Señor
lo llenaba.