11 Eliseo se quedó mirando a Hazael
tan fijamente que Hazael se sintió incómodo.
Así que el hombre de Dios se puso a llorar.