9 Pero Urías no fue a su casa, sino que durmió esa noche a la entrada del palacio con la guardia real.