9 Pero David les dijo a Recab y a Baana:
—El Señor
, quien me salvó de mis enemigos, es mi testigo.