28 Pues tú eres Dios, oh Señor
Soberano; tus palabras son verdad, y le has prometido estas cosas buenas a tu siervo.