26 Que tu nombre sea honrado para siempre, de modo que todos digan: “¡El Señor
de los Ejércitos Celestiales es Dios sobre Israel!”. Que la casa de tu siervo David permanezca delante de ti para siempre.