18 El pueblo de Israel será un fuego violento
y Edom un campo de hierba seca.
Los descendientes de José serán una llama que rugirá a través del campo,
devorándolo todo.
No quedará nadie con vida en Edom.
¡Yo, el Señor
, he hablado!