3 Cuando el Cordero rompió el segundo sello, oí que el segundo ser viviente decía: «¡Ven!».