3 Cuando levanté los ojos, vi un carnero con dos cuernos largos, de pie junto al río.
Uno de los cuernos era más largo que el otro, a pesar de que le había crecido después.