34 »Cuando el Señor
oyó que se quejaban, se enojó mucho y entonces juró solemnemente: