16 Luego deberás amontonar todo el botín en el centro de la plaza pública y quemarlo. Prende fuego a toda la ciudad como una ofrenda quemada al Señor
tu Dios. La ciudad deberá quedar en ruinas para siempre; no se volverá a construir jamás.