2 Tu sacrificio de la Pascua puede ser tanto de tu rebaño como de tu manada, y deberás sacrificarlo al Señor
tu Dios en el lugar de adoración designado, el lugar que él elija para que su nombre sea honrado.