3 Estudia el territorio
y divide en tres regiones esa tierra que el Señor
te da, de modo que haya una de las ciudades en cada región. Entonces cualquier persona que haya matado a otra podrá huir a una de las ciudades de refugio para ponerse a salvo.