15 Recuerda que tú también fuiste esclavo en Egipto y que el Señor
tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo poderoso. Por esa razón, el Señor
tu Dios te ordenó descansar el séptimo día.