17 Es mejor oír las palabras suaves de una persona sabia
que los gritos de un rey necio.