2 A la larga, a todos les espera el mismo destino, sean justos o malvados, buenos o malos,
religiosos o no religiosos, estén o no ceremonialmente puros. Las personas buenas reciben el mismo trato que los pecadores, y las personas que hacen promesas a Dios reciben el mismo trato que los que no las hacen.