27 Pero el Señor
endureció el corazón del faraón una vez más, y no quiso dejarlos salir.