25 Así que Moisés clamó al Señor
por ayuda, y él le mostró un trozo de madera. Moisés echó la madera al agua, y el agua se volvió potable.
Fue allí, en Mara, donde el Señor
estableció el siguiente decreto como una norma para probar la fidelidad del pueblo.