31 Y dile al pueblo de Israel: “Este aceite santo de la unción está reservado para mí de generación en generación.