17 Es una señal perpetua de mi pacto con el pueblo de Israel. Pues en seis días el Señor
hizo los cielos y la tierra, pero en el séptimo dejó de trabajar y descansó”».