22 —No te disgustes tanto, mi señor —contestó Aarón—. Tú sabes bien qué mala es esta gente.