35 Después, el Señor
envió una terrible plaga sobre ellos porque habían rendido culto al becerro que hizo Aarón.