30 Pero Moisés discutió con el Señor
argumentando:
—¡No puedo hacerlo! ¡Soy tan torpe para hablar! ¿Por qué debe escucharme el faraón?