18 Luego la gloria del Señor
salió de la puerta del templo y se sostenía en el aire por encima de los querubines.