23 Entonces la gloria del Señor
se levantó de la ciudad y se detuvo sobre la montaña que está al oriente.