1 Jerusalén, una vid inútil
Luego recibí este mensaje del Señor
: