1 Jerusalén, una vid inútil
Luego recibí este mensaje del Señor
:
2 «Hijo de hombre, ¿cómo se compara una vid con un árbol? ¿Es la madera de una vid tan útil como la de un árbol?
3 ¿Sirve su madera para hacer objetos, como ganchos para colgar ollas y sartenes?
4 No, solo sirve para leña y aun como leña se consume demasiado rápido.
5 ¡Las vides son inútiles antes y después de arrojarlas al fuego!
6 »Esto dice el Señor
Soberano: los habitantes de Jerusalén son como vides que crecen entre los árboles del bosque. Dado que son inútiles, los arrojé al fuego para que se quemen.
7 Si escapan de un fuego, me encargaré de que caigan en otro. Cuando me ponga en su contra, ustedes sabrán que yo soy el Señor
.
8 Haré que el país quede desolado porque mi pueblo me ha sido infiel. ¡Yo, el Señor
Soberano, he hablado!».