43 No obstante, primero, te daré tu merecido por todos tus pecados, porque no recordaste los días de tu juventud, sino que me hiciste enojar con todas esas maldades, dice el Señor
Soberano. Pues a todos tus pecados detestables les sumaste actos depravados.