3 y dale este mensaje de parte del Señor
Soberano: “Ciudad de asesinos, condenada y maldita —ciudad de ídolos,
inmunda y repugnante—