38 ¡Además, contaminaron mi templo y profanaron mi día de descanso!