42 Desde su habitación llegaba el ruido de muchos hombres en plena juerga. Eran hombres lujuriosos y borrachos
provenientes del desierto, que les pusieron brazaletes en las muñecas y hermosas coronas sobre la cabeza.