42 También había cuatro mesas de piedra labrada, que se usaban para preparar las ofrendas quemadas; cada una formaba un cuadrado de ochenta centímetros de lado y cincuenta y tres centímetros de alto.
Sobre esas mesas se colocaban los cuchillos y demás utensilios para matar a los animales del sacrificio.