18 Luego me dijo: «Hijo de hombre, esto dice el Señor
Soberano: cuando se construya el altar, estas serán las ordenanzas para quemar las ofrendas y rociar la sangre.