3 Esta visión fue igual a las otras que yo había tenido, primero junto al río Quebar y después cuando el Señor
vino a destruir Jerusalén. Caí con el rostro en tierra