5 Luego el Espíritu me levantó y me llevó al atrio interior, y la gloria del Señor
llenó el templo.