2 Entonces el Señor
me dijo: «Esta entrada debe permanecer cerrada; nunca volverá a abrirse. Nadie jamás la abrirá ni entrará por ella, pues el Señor
, Dios de Israel, entró por aquí. Por lo tanto, permanecerá siempre cerrada.