5 Entonces el Señor
me dijo: «Hijo de hombre, presta mucha atención. Usa los ojos y los oídos, y escucha atentamente todo lo que te diga sobre las ordenanzas acerca del templo del Señor
. Presta mucha atención a los procedimientos para usar las entradas y las salidas del templo.