27 El rey y el príncipe quedarán indefensos,
sollozando de desesperación,
y las manos de la gente
temblarán de miedo.
Los haré pasar por la misma maldad
que ellos causaron a otros
y recibirán el castigo
que tanto merecen.
¡Entonces sabrán que yo soy el Señor
!».