7 «¡Contaminen el templo! —mandó el Señor
—. Llenen los atrios con cadáveres. ¡Vayan!». Entonces ellos salieron y comenzaron la masacre por toda la ciudad.