8 Dios sabe cuánto los amo y los extraño con la tierna compasión de Cristo Jesús.