31 Así que, amados hermanos, no somos hijos de la mujer esclava; somos hijos de la mujer libre.