29 Entonces Abraham insistió en su petición:
—¿Supongamos que hubiera solamente cuarenta?
El Señor
le contestó:
—No la destruiré por causa de esos cuarenta.