31 Entonces Abraham dijo:
—Dado que me he atrevido a hablar al Señor, permíteme continuar. ¿Supongamos que hay solamente veinte?
El Señor
le contestó:
—Entonces no la destruiré por causa de esos veinte.