57 —Bien —dijeron ellos—, llamaremos a Rebeca y le preguntaremos qué le parece a ella.