1 Jacob roba la bendición de Esaú
Cierto día, cuando Isaac ya era viejo y se estaba quedando ciego, llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo:
—Hijo mío.
—¿Sí, padre? —respondió Esaú.