21 y si yo regreso sano y salvo a la casa de mi padre, entonces el Señor
ciertamente será mi Dios.